lunes, 2 de agosto de 2010

sígueme si eres capaz..


¿Qué tienen de especial unos cuantos peces de colores dando vueltas en una pecera? Nada. Pero son capaces de mantener en ellos nuestra atención durante todo el tiempo que pasamos en la sala de espera del dentista. ¿Que por qué? Ni idea. Es así. Hay cosas que no tienen explicación y suceden sin más. Es igual que enamorarse o que morirse. Pasa porque sí. Sin más. Pero siempre hay un pez en el que te centras porque te parece original. Te encanta su forma de abrir y cerrar la boca, de mover las aletas para desplazarse, las pequeñas burbujas que deja a su paso, las maniobras para esquivar a los demás peces. Te encanta. Y lo observas fijamente hasta que la enfermera te llama para pasar a la consulta. Con las personas pasa igual. Siempre hay alguien que destaca sobre los demás y te encanta su forma de hablar, de andar, de mirarte. Y sin razón alguna, te enamoras de esa persona. Y sin razón alguna acabas con él matando el tiempo mirando los peces en la sala de espera del dentista. 


Play: Santos que yo te pinté - Los Planetas

1 comentario:

Nara dijo...

Que fondo mas bonito tiene tu blog! hahahaa
Por cierto, hay sorteo en mi blog d eun exclusivo bolso clutch, te invito a participar!
xxx